30 años de la llegada de “Leslie” a DNRP

En 1985 llegan las 3 primeras PC a DNRP, (Dirección Nacional de Recaudación Previsional, integrada luego en el Instituto Nacional de Previsión Social – INPS, y finalmente en la actual Administración Nacional de la Seguridad Social – ANSES) M20 01

Eran equipos marca Olivetti modelo L1 M20, adquiridos en conjunto con máquinas de escribir electrónicas de la misma marca. Una fue asignada a mi oficina, donde la bautizamos mediante un sorteo entre todos los integrantes como “Leslie”.

M20 se fabricaba en las instalaciones de la empresa Olivetti en el Municipio de Scarmagno, Provincia de Turín, Italia, y costaba aproximadamente U$S 5.400.

Contaba con 2 unidades lectograbadoras de discos flexibles de 5 ¼” de 640 Kb de capacidad de almacenamiento y un sistema de vídeo integrado, (inexistente en otros PC), capaz de mostrar gráficos en lo que para aquella época era “alta resolución”, (512×256 píxeles), en un monitor de 12” de fósforo blanco, lo cual la distinguía de los demás que eran color verde o ámbar.M20 02

El sonido, muy básico, estaba resuelto con un pequeño zumbador interno, con el cual se anunciaban los eventos del sistema y hasta se podían generar melodías.

La impresión se realizaba mediante una máquina de escribir electrónica Olivetti modelo ET121, de Margaritas, (rueda de caracteres), intercambiables, (con interfaz serial RS232), que más tarde fue reemplazada por la impresora de matriz de puntos, modelo PR15, (interfaz paralela mucho más rápida, con cinta de tela entintada en cartucho de cartón).

ET121PR15

 

 

 

 

 

El M20 era un equipo muy potente para la época, se basaba en el microprocesador Z-8001 de Zilog de 16 bits a 4 MHz, (superior pero incompatible con el popular Z-80 de 8 bits, de la misma firma); con 64 KB de ROM y 512KB de RAM.

Poseía un intérprete Basic, (con el cual se realizaron múltiples desarrollos), procesador de palabra Oliword y planilla electrónica de cálculo Multiplan.

Su Sistema Operativo era PCOS, también incompatible con el MS-DOS del PC IBM. Este fue uno de los motivos por los que fracasó y fue reemplazado más tarde por el M24, pero a pesar de esto el M20 fue muy apreciado por quienes tuvimos la oportunidad de utilizarlo, al punto de “darle nombre”.

El “ingreso” a la oficina de este nuevo “compañero de hierro” marcó un antes y un después. Lejos quedaron las primeras discusiones sobre su “confiabilidad” para realizar escritos, (que hasta generaron revisiones de las copias impresas para “constatar” que no había errores entre dos ejemplares !!!), pero debemos recordar que el recelo de unos se debía a que hasta ese preciso momento las copias aún se hacían con papeles carbónicos y manifold !!!. y los márgenes derechos perfectos eran fruto de una destreza lograda durante años de contar caracteres y espacios.

El cálculo fue otra cuestión, ya que la planilla electrónica destronó a la calculadora, aunque algunos continuaron años cotejando resultados, y a veces con éxitos de la calculadora debido a la rigidez de las formulas de Multiplan.

Un párrafo aparte merecen los primeros desarrollos “silvestres” en Basic, que permitieron ordenar enormes cantidades de datos en horas, trabajo que hasta ese momento demandaba semanas o meses, y además permitía luego reordenarlos en minutos!!!.

Hoy en mi escritorio aún hay algo de aquella primera PC …

Un abrazo a todos los que tuvimos como “colaboradora” a Leslie, a quienes no nomino para evitar omisiones.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

ELMA una historia para difundir

ELMALa navegación de ultramar argentina estaba en manos de empresas europeas principalmente, existiendo a fines del siglo XIX una serie de compañías de navegación fluvial de distintos orígenes, destacándose:

  • 1882: La Platense, Cie. Des Chargeurs, Paris 1882, de bandera francesa, (liquidada por conflicto entre sus socios en 1885, pasando a denominarse La Platense Flotilla, Co. Glasgow, de bandera británica);
  • 1866: Mensajerías Fluviales a Vapor, con bandera inglesa, (propiedad Saturnino Ribes, de nacionalidad francesa);
  • 1895: Mensajerías Fluviales del Plata.

En 1867 llegan a Montevideo los hermanos Miguel y Nicolás Mihanovich, (este último de 14 años de edad).

Nicolás, luego de un tiempo en Paraguay donde embarca como timonel, logra un pequeño capital y en 1868 se instala en Buenos Aires donde conoce al capitán Juan Bautista Lavarello, quién lo emplea y asocia en el servicio de transbordos de balizas de y a las playas y muelles de Buenos Aires.

Al fallecer el capitán Lavarello, su viuda le confía el mando del remolcador y atención de las balleneras y lanchas, hasta que en 1871 contrae nupcias con él, que se  encarga de la flotilla y negocios.

En 1887 incorpora la flotilla de remolcadores y transbordos La Rápida.

En 1898 adquiere La Platense Flotilla Co., formando la que denomina Sociedad Colectiva de Navegación a Vapor Nicolás Mihanovich, con la colaboración de los hermanos Lavarello.

Ese mismo año incorpora a la bandera argentina las unidades de la ex Platense Flotilla, Co. Glasgow, adelantándose a las leyes de cabotaje que para el Centenario de la República Argentina habrían de imponer la nacionalización y la inscripción de todos los buques y tripulantes en los servicios portuarios y tráfico entre puertos nacionales, admitiendo sólo un mínimo porcentaje de tripulantes extranjeros.

En 1900 incorpora a su flota la empresa Mensajerías Fluviales del Plata.

En 1909 transforma su empresa en Sociedad Anónima de Navegación Nicolás Mihanovich y, habiendo crecido en forma extraordinaria y no consiguiendo interesar a capitales nacionales, recurre a la banca inglesa y se forma la The Argentine Navegation Ltd., con sede y directorio en Londres, y con un segundo directorio en Buenos Aires, integrando por las familias Mihanovich y Lavarello y por un representante inglés. La empresa ya no sólo posee tráfico fluvial, sino también de ultramar.

En 1917 se conforman nuevos directorios en Londres y Buenos Aires, este último presidido por Alberto Dodero, de la Agencia Marítima Dodero Hermanos, cuyo origen en 1873 está en la Agencia Maumus de Montevideo y que en 1883 se convierte en Maumus y Dodero, (Nicolás Dodero, padre de Alberto), se establece en Buenos Aires y es una de las más importantes del país.

En 1918, por diversos motivos, Nicolás Mihanovich se retira, falleciendo en 1929, continuando vinculados sus hijos a la empresa.

Después de varios años de tratativas, en 1931 se logra nacionalizar la empresa, quedando la mayoría de las acciones en manos argentinas.

En 1937 se trató de constituir una sociedad mixta con el Estado, pero no prosperó la idea.

En esos años aumenta su participación en el tráfico de ultramar y en 1938 incorpora petroleros a su flota y atiende una serie de actividades subsidiarias.

En 1942 se dan las condiciones para rescatar las obligaciones y acciones preferenciales aún en manos de bancos británicos y se constituye la Cía. Argentina de Navegación Dodero, 100% argentina, que fue la más grande flota privada de Sudamérica.

Finalizada la 2° Guerra Mundial se adquiere en Estados Unidos una serie de buques Victory (6) , algunos, los “provincias”, adaptados para transporte de inmigrantes, ingresando en ese tráfico siempre en manos de empresas extranjeras y otros cuyos nombres terminan en “ero” (8), (Marinero, Fletero, etc.). También se adquieren Super Victory, (5: Lancero, Artillero, Coracero, Salta y Corrientes, los dos últimos de pasajeros), “Liberty”, (2: Resero y Arriero), y un petrolero.

En esa época la compañía se divide en tres:

  • Cía. Argentina de Navegación Dodero, formada por todos los buques de carga de ultramar;
  • Río de la Plata S.A., de Navegación de Ultramar para buques de inmigrantes; y,
  • Cía. de Navegación Fluvial Argentina, con buques de pasajeros y carga para navegación fluvial.

Para el transporte de inmigrantes se establecieron dos líneas, una con cabecera en Hamburgo y otra en Génova.

El INSTITUTO ARGENTINO DE PROMOCIÓN DEL INTERCAMBIO (IAPI), que regulaba todo lo referente al comercio exterior, ordena la construcción en Inglaterra de tres buques de 1° clase y carga frigorífica, (1949-50: Presidente Perón, Eva Perón y 17 de Octubre), para participar en la exportación de carne a Gran Bretaña y resto de Europa – hasta ese tiempo en manos fundamentalmente de los armadores ingleses – que se incorporan a la compañía.

El primero de estos buques con el nombre de ARGENTINA (ex Presidente Perón), cumplió durante seis años, de 1963 a 1969, el rol de buque escuela. También se contrata con astilleros holandeses la construcción de nuevos buques para inmigrantes y carga: Yapeyú, Maipú y San Lorenzo (1951), rebautizado este último Alberto Dodero en homenaje a quién timoneara durante más de treinta años los destinos de la compañía, fallecido en marzo de 1951.

En 1949, según algunas fuentes, por presión del gobierno se obliga a los hermanos Dodero, a vender sus acciones al Estado, por un precio menor al de plaza; otros opinan que se trató de un arreglo entre las partes, (Alberto Dodero era amigo del presidente y señora.), dado el déficit acumulado fundamentalmente por la Cía. de Navegación Fluvial . Es posible que la verdad sea una mezcla de ambas versiones.

Así la flota pasa a denominarse “Dirección Nacional de la Flota Dodero” de la Subsecretaría de Marina Mercante, Secretaría de Transportes. El 15/01/ 1951 se pasa a denominar FLOTA ARGENTINA DE NAVEGACIÓN DE ULTRAMAR y se le separa la Flota Fluvial.

Dado que los argentinos no aprendimos la lección que la 1° guerra mundial nos dio sobre las consecuencias de no contar con una Marina Mercante acorde a las necesidades del país, (los intentos del presidente Irigoyen fueron rechazados por el Senado, mayoritariamente conservador), la 2° Guerra Mundial hizo que la economía sufriera las consecuencias de tal falta de visión, al no poder exportar sus productos por falta de bodegas.

La guerra hizo que muchos buques de los países beligerantes quedaran inmovilizados en puertos argentinos, por lo que el gobierno del Dr. Castillo adquirió, con opción a retroventa, 16 barcos italianos y el 07/09/1941 se izó en ellos la bandera argentina.

También se adquirieron tres buques frigoríficos daneses el 29/12/1941 y se transfirieron seis transportes de la ARA. En 1942 se adquiere un buque rumano y tres buques alemanes que previamente adquiriera una empresa privada.

Habiendo fracasado las negociaciones para la compra, en 1943 se incautan tres buques franceses, (dos de pasajeros). Ese mismo año se compran cuatro pesqueros.

Esta flota fue denominada FLOTA MERCANTE DEL ESTADO, creada por decreto el 16/10/1941 bajo dependencia del Ministerio de Marina.
Aparte de los tres “Victory” adquiridos en 1947, se ordena la construcción de 18 buques de carga y tres de pasajeros (1°) y carga, en distintos astilleros, que fueron entregados entre 1946 y 1951. En 1948 pasa a depender, con lógica, de la Secretaría de Transportes.

Después de más de diez años en que las dos flotas pertenecen al Estado, dependen de la misma Secretaría o Ministerio, y compiten entre ellas en los mismos tráficos, aunque con buenos resultados, por Ley N° 15.761 del 30/09/1960 se crea la “EMPRESA LINEAS MARÍTIMAS ARGENTINAS” (ELMA), concretándose la fusión en mayo de 1961 que reunió una flota de casi 60 buques.

En la década del 80 o aún antes, en el mundo marítimo las empresas comenzaron a unirse para aunar esfuerzos, pues por variados factores el negocio, en especial a las empresas chicas o medianas, se le hacía difícil de llevar adelante. En 1987 se trató de concretar una alianza entre ELMA y la alemana Hamburg-Süd, (armador que a principios del siglo XX tuvo buques con bandera argentina), pero por razones políticas no se pudo concretar y la empresa alemana se unió con una del Brasil, la cual continúa aún hoy.

En el año 1989 contaba ELMA con una flota de treinta y seis buques de carga general y portacontenedores distribuidos en cinco líneas:

  • Norte de Europa,
  • Mediterráneo,
  • Costa Este de América
  • Costa Oeste de América
  • Lejano Oriente.

A pesar que en ese entonces tenía algunos inconvenientes, la Empresa no producía pérdidas y gozaba de un muy buen prestigio en la actividad, generando divisas para el país en concepto de pago de fletes, (así como ahorro de ellas por no pago a empresas extranjeras), por un monto de U$S 220 millones y sus buques.

La ELMA S.A. fue declarada sujeta a privatización parcial o total por la Ley de Reforma del Estado N° 23.696.

En el año 1991 se realizó el primer intento de privatización y se vendieron diez buques.

Durante el año 1992 se efectuaron dos nuevos intentos de privatización, en este caso total, sin que hubiese oferentes.

En 1994 se llevó adelante un cuarto intento de privatización de las líneas Norte de Europa, Mediterráneo y Costa Este de América y ese mismo año finaliza el acuerdo iniciado en 1963 por el que ELMA ponía una, o en algunas oportunidades dos, de sus unidades para cumplir el rol de Buque Escuela, embarcando a los cadetes de 2° Año de la ENN. (Argentina, Uruguay, Yapeyú, Alberto Dodero, Río Tercero, Río Corrientes, Lago Traful, Lago Lacar, Isla Gran Malvina y Isla Soledad).

Las dos líneas restantes fueron directamente desafectadas, dejando indirectamente a título no oneroso a flotas extranjeras los derechos generados durante años de actividad de ELMA.

Durante 1995 siguió la venta de buques y en marzo de 1996, a pesar de mantener en operación cuatro buques portacontenedores y dos frigoríficos, por Resolución M.E. y O.S.P. N° 394 se dispuso la liquidación de ELMA que, sin duda, era a lo que se quería llegar.

En 1997 se venden los últimos seis buques desapareciendo ELMA y gracias a esta política nefasta prácticamente toda la Marina Mercante argentina que, salvo unos pocos, nadie defendió.

 

Fuente:

Señor Capitán de Ultramar D. José María Aldazabal

Bibliografía:

Luis Dodero: LA NAVEGACIÓN EN LA CUENCA DEL PLATA

Instituto de Estudios de la Marina Mercante Argentina: LA MARINA MERCANTE ARGENTINA 1958.

Breve Historia de la Empresa FANU y FANF.

Ana Zaeffer de Goyeneche: LA NAVEGACIÓN MERCANTE EN EL RIO DE LA PLATA

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

Historia del Mundo en Manzanas

Historia del Mundo en Manzanas

Spataro – Historia del Mundo en Manzanas

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La Historia del Himno Nacional Argentino

El creador de su letra fue el poeta y político Vicente López y Planes, que luchó en las Invasiones Inglesas y participó activamente en la Revolución de Mayo de 1810, ocupando luego diversos cargos públicos: Secretario del Primer Triunvirato, Diputado en la Asamblea del Año XIII; Presidente provisorio al renunciar Bernardino Rivadavia; Ministro de Dorrego y Gobernador provisorio de la Provincia de Buenos Aires después de la caída de Juan Manuel de Rosas.

En la Página 2 del Nº 10 del periódico Latitud 34, se publicó en mayo de 1813:
La marcha nacional que ahora se menciona tuvo sus orígenes el año pasado. Fue con motivo de la representación del melodrama perteneciente al conocido actor Luís Morante, “El 25 de Mayo” pieza que se puso en escena el 24/05/1812 en la Casa de Comedias. Al finalizar uno de los cuadros se instó al público a cantar con fervor nuestro himno patrio y que ésta sea desde hoy en adelante la única canción. Los actores corearon el himno, también obra de Morante,al cual había puesto música el catalán Blas Parera, radicado en Buenos Aires desde 1797, y que también luchara en las Invasiones Inglesas.

Vicente López y Planes, uno de los espectadores, se sintió inspirado y esa misma noche escribió la primera estrofa de un himno para reemplazar al de Luis Morante.

La Asamblea del Año XIII lo aprobó como “Marcha Patriótica” el 11/05/1813. Al día siguiente le encargó componer con urgencia una nueva música a Blas Parera.

Algunos autores dicen que éste accedió, pero pasados varios días no presentaba ningún resultado. Finalmente se habría negado, alegando que la letra era ofensiva contra España y que él temía las represalias del Rey. Fue encarcelado por el gobierno y obligado a componer bajo pena de fusilamiento. En una sola noche terminó la partitura, (simplemente copió la música que ya había compuesto para la obra de teatro de Luis Morante un año antes). Fue liberado y en el primer barco abandonó para siempre la Argentina, viviendo varios años en Río de Janeiro y finalmente en España, donde falleció.

Esta teoría sobre las razones de la partida de Parera ha sido también puesta en duda, opinando el musicólogo Carlos Vega que meses antes de su partida, el gobierno argentino, (recuérdese que el país estaba en guerra), exigió a todos los españoles residentes juramento de fidelidad a la patria naciente y morir por su independencia total, legalizando su adhesión mediante una carta de ciudadanía. Podría ser que la adopción de la nacionalidad argentina hubiera sido una imposición demasiado dura para el catalán, y acaso la causa de su extrañamiento súbito.

Se estima que la obra fue presentada el mismo día 25/05/1813 ya que el día 28 de ese mismo mes se cantó en el teatro durante una función patriótica efectuada durante la noche. Luego se lo conocería como Canción Patriótica Nacional, y más tarde simplemente como Canción Patriótica. Pero en una copia de 1847 aparece titulada como Himno Nacional Argentino, nombre que recibe en la actualidad.

La letra era marcadamente independentista y antiespañola, como correspondía al espíritu de la época. Tiempo más tarde la Asamblea del año XIII pide un “arreglo” de la letra, para que el himno quedara más acorde con los nuevos vientos que soplaban: Inglaterra se oponía vigorosamente a todo arresto de autonomía en las colonias de España, su aliada en la guerra contra Napoleón. El embajador británico, Lord Strangford, hace saber al gobierno de Buenos Aires “lo loco y peligroso de toda declaración de independencia prematura”.

Desaparecen entonces estrofas que anunciaban que “se levanta a la faz de la Tierra una nueva y gloriosa Nación”. Se infiltran, en cambio, conceptos monárquicos tan en boga entonces, cuando los próceres competían en candidaturas de príncipes europeos para gobernarlos: el príncipe portugués, el francés, el italiano…

No extraña entonces el “ved en trono a la noble igualdad”, afrancesamiento relacionado con el propósito de coronar al duque de Orleans (aunque otros autores señalan que los orleanistas no estaban a favor de la “noble igualdad” de la Revolución francesa sino más bien lo contrario, que eran partidarios del Antiguo Régimen). O “sobre alas de gloria alza el pueblo, trono digno a su Gran Majestad”, estrofa omitida en la versión definitiva. O “ya su trono dignísimo abrieron, las Provincias Unidas del Sur”.

El himno experimentó en 1860 otra modificación encomendada al músico Juan Pedro Esnaola, quien realizó una versión orquestada más rica desde el punto de vista armónico.

La Canción Patriótica de Vicente López y Planes; tenida por Himno Nacional, a través de un largo período fue interpretada de acuerdo con el texto original; pero una vez desaparecido el furor de la contienda contra España, en aras del acercamiento político con ésta y debido a numerosas críticas por parte de representantes diplomáticos españoles, sufrió en su enunciado una modificación de forma en lo relativo a aquella parte que pudiera tener un concepto peyorativo para ese país.

Durante la segunda presidencia del general Roca, el 30/03/1900 un decreto del Presidente de la Nación refrendado por los ministros Luis María Campos, Emilio Civit, Martín Rivadavia, Felipe Yofre, José María Rosa y Martín García Merou disponía que:

“Sin producir alteraciones en el texto del Himno Nacional, hay en él estrofas que responden perfectamente al concepto que universalmente tienen las naciones respecto de sus himnos en tiempo de paz y que armonizan con la tranquilidad y la dignidad de millares de españoles que comparten nuestra existencia, las que pueden y deben preferirse para ser cantadas en las festividades oficiales, por cuanto respetan las tradiciones y la ley sin ofensa de nadie, el presidente de la República, en acuerdo de ministros decreta: Artículo 1°. En las fiestas oficiales o públicas, así como en los colegios y escuelas del Estado, sólo se cantarán la primera y la última cuarteta y el coro de la Canción Nacional sancionada por la Asamblea General el 11 de mayo de 1813.”

Se omite entonar así las marciales referencias a “los bravos que unidos juraron su feliz libertad sostener, a esos tigres sedientos de sangre fuertes pechos sabrán oponer”. También se quitó: “Son letreros eternos que dicen: aquí el brazo argentino triunfó, aquí el fiero opresor de la Patria su cerviz orgullosa dobló”.

La versión vigente del Himno corresponde a la transcripción realizada por Luis Lareta, que se ajusta a lo acordado el 25/09/1928 por el Poder Ejecutivo Nacional.

Por el Decreto Nº 10.302 del 24/04/1944, esta Marcha fue aprobada como Himno Nacional Argentino.

El Himno Argentino también perteneció por tres años a la República de Chile, durante el gobierno del General José de San Martín.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

BOUCHARD, cuando la Bandera Argentina flameo en California

Hijo de André Louis Bouchard y Thérese Brunet el 15/01/1780 nació en Saint-Tropez, Francia, André Paul, que luego cambiara su nombre por Hippolyte.

A temprana edad se embarcó en pesqueros y mercantes hasta que en 1798 se puso al servicio de la marina de guerra francesa contra los ingleses, realizando varias campañas en Egipto y Haití bajo las órdenes de Charles-Victor-Emmanuel Leclerc.

En 1809 llegó a Buenos Aires en un barco francés, sólo meses antes del comienzo de la Revolución de Mayo. Liberal y antimonárquico, pronto simpatizó con las ideas del sector de la Primera Junta liderado por Mariano Moreno, poniendo sus conocimientos navales a disposición de la revolución, y nombrado segundo comandante de la recién creada flota nacional argentina, liderada por Juan Bautista Azopardo.

El 02/03/1811, tuvo su bautismo de fuego enfrentándose a la escuadra realista del capitán de navío Jacinto de Romarate en San Nicolás de los Arroyos, al mando del bergantín 25 de Mayo, oportunidad en que sufrió una derrota. Luego tuvo una destacada actuación contra las naves españolas que bloquearon Buenos Aires entre julio y agosto de 1811.

En marzo de 1812 se alistó en el Regimiento de Granaderos a Caballo, al mando de José de San Martín. Participó en el Combate de San Lorenzo, donde conquistó una de las banderas del enemigo. En premio a su valor, la Asamblea Constituyente le concedió la ciudadanía de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

San Martín tomó nota de su actuación y lo recomendó al almirante Guillermo Brown para hostigar a los españoles en el Pacífico y preparar de esa manera el asalto final sobre Lima.

En 1815, comenzó la campaña de guerra de corso dirigida por Brown, con la fragata Hércules y el bergantín Santísima Trinidad, acompañado por la corbeta Halcón al mando de Bouchard, de construcción francesa no muy sólida y con oficiales principalmente franceses.

Ya en octubre de 1815, pudieron apresar fragatas españolas y bloquear y atacar el puerto de El Callao. Siguieron viaje y atacaron las fortificaciones cercanas a Guayaquil. En 1816, volvieron a bloquear la entrada al puerto de El Callao y hundieron la fragata española Fuente Hermosa.

El 09/07/1817, Bouchard zarpó desde la ensenada de Barragán al mando de la fragata La Argentina -anteriormente una nave española llamada Consecuencia de la cual se habían apoderado- para cumplir un crucero de corso, que habría de durar dos años.

Navegando por aguas del Atlántico Sur, llegó a Madagascar y frustró el embarco de esclavos que estaban a punto de concretar tres buques ingleses y uno francés.

La Argentina siguió navegando rumbo a las Filipinas para perjudicar el tráfico comercial de los buques españoles. Rechazaron el ataque de cinco buques piratas malayos.

En las islas Hawai, Bouchard se entrevistó con el rey Kamehameha, (que gobernaba las islas hacía treinta años y al que los viajeros llamaban el Napoleón de la Polinesia), haciéndole reconocer la Independencia Argentina. Kamehameha proveyó a Bouchard 100 marinos y le devolvió la goleta Chacabuco, capturada por sus hombres. La flota compuesta ahora por franceses argentinos y hawaianos, puso proa a California, y llegó a su capital, Monterrey, el 22/07/1818. Tras duros combates, logró tomar el fuerte y hace flamear la bandera argentina por seis días en California.

Tras el ataque a Monterrey, las tropas de Bouchard arrasaron la misión de San Juan, Santa Bárbara y otros poblados españoles de alta y baja California.

El 25/01/1819, bloqueó el puerto de San Blas y atacó Acapulco de México.

En Guatemala destruyó Sonsonate y capturó bergantines españoles.

En Nicaragua, tomó Realejo, el principal puerto español en los mares de Sur, y se apoderó de cuatro buques españoles.

Bajó hacia el Perú siguió hostigando las posiciones españolas sobre el Pacífico.

Algunos historiadores han señalado que la bandera de las Provincias Unidas del Centro de América está inspirada en la bandera argentina que flameó en ese entonces en Centroamérica.

Las naves de Bouchard llegaron el 09/07/1819 al puerto de Valparaíso, justo a tiempo para integrarse a la flota que San Martín preparaba para tomar Lima, quien luego dispuso la creación de la marina peruana y puso a Bouchard al mando de la fragata Prueba, la más importante de la escuadra. Tras la muerte del Almirante Martín Jorge Guise, quedó a cargo de la marina de ese país, hasta su retiro.

La travesía de La Argentina había durado dos años. Durante ese tiempo, Bouchard y su gente sostuvieron trece combates navales, capturaron o destruyeron veintiséis buques y decomisaron la carga de cuatro barcos negreros liberando a sus prisioneros, y de dos naves inglesas y una de Estados Unidos.

Tras su retiro, se dedicó a la atención de las haciendas que le había adjudicado el gobierno peruano, San Javier y San José de la Nazca, donde funda un ingenio azucarero. Hacía tiempo que había perdido contacto con su familia, después de la expedición con Brown había convivido con su esposa sólo diez meses, y no llegó a conocer a su hija menor que nació después de que iniciara su expedición alrededor del mundo. En sus haciendas trataba a sus esclavos con la misma dureza con la que trataba a su tripulación y, harto de sus castigos, uno de ellos le dio muerte el 04/01/1837.

Los restos de Bouchard permanecieron perdidos hasta 1962, cuando fueron encontrados en una cripta en una parroquia de la ciudad de Nazca. El 06/07/1962 fueron exhumados y repatriados a Buenos Aires por una comisión formada por las Armadas de Argentina y Perú. Hoy descansan en el panteón viejo de la armada argentina en el Cementerio de Chacarita.

Fuentes: Felipe Pigna – Wikipedia

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Febo Asoma …

Desde nuestra más tierna infancia disfrutamos regularmente de los acordes de la entrañable Marcha de San Lorenzo, de neto corte marcial, que nos resulta épica, heroica y a la vez alegre, logrando siempre despertar nuestro sentimiento patriótico.

Si nos preguntaran qué sabemos de esta querida marcha nos vendrían a la mente preconceptos como que fue compuesta especialmente en homenaje al General San Martín por algún ilustre músico argentino; que desde su creación debe tener esa letra acorde a la gran batalla; y que el autor alcanzó reconocimiento y distinción por su obra patriótica, utilizada sólo en Argentina con el fin de ensalzar la gesta Sanmartiniana.

Esa breve descripción sintetiza lo que la mayoría imaginamos sobre ella, pero no estamos en lo cierto.

Su autor, Cayetano Alberto Silva, de raza negra y nacionalidad Uruguaya, nació en el Departamento de Maldonado, el 7 de agosto de 1868, hijo de Natalia Silva, esclava de la familia que le dio el apellido.

Estudió música, integró una banda en Montevideo y en 1889 viajó a Buenos Aires, donde incursionó en el Teatro Colón, trasladándose luego a Rosario, donde fue nombrado maestro de la Banda del Regimiento Nº 7 de Infantería.

En 1898, al ser contratado por la Sociedad Italiana de Venado Tuerto, se traslada con su familia a esa ciudad de la Provincia de Santa Fe, donde funda un centro lírico, enseña música y crea la “Rondalla” con la que actúa en el Carnaval de 1900.

También escribe la música de las obras teatrales “Canillita” y “Cédulas de San Juan”, ambas de su compatriota y amigo Florencio Sánchez.

Escribió otras marchas militares como: “Curupaytí”, “San Genaro”, “Río Negro”, “22 de Julio”; y “Tuyutí” y hasta una marcha para la guerra entre Inglaterra y los Boer en Sudáfrica.

La partitura musical que después conoceríamos como Marcha de San Lorenzo fue compuesta por Silva para dedicársela al Coronel Pablo Ricchieri. La habría escrito casi en su totalidad sentado en un banco de la Plaza San Martín de Venado Tuerto, y ejecutado por primera vez en violín, para arrullar el sueño de su pequeña hija en febrero de 1901.

El Coronel Ricchieri, que durante la presidencia del General Julio Argentino Roca era Ministro de Guerra y modernizador del Ejército, (instituyendo la primer Conscripción y al Regimiento de Granaderos a Caballo como escolta presidencial en el año 1903), le agradece a Silva el homenaje, pero le pide que cambie su título por “Combate de San Lorenzo”, en honor a la población donde él había nacido y que fuera escenario de la única batalla que el General San Martín llevó a cabo en territorio Nacional.

Fue estrenada oficialmente, sin letra, en 1902 en las cercanías del histórico Convento de San Carlos, donde se gestó la batalla. En esa oportunidad, con la asistencia del Presidente de la Nación, General Julio Argentino Roca, y del Ministro Ricchieri, fue designada Marcha Oficial del Ejército Argentino.

Fue ejecutada durante la inauguración del Monumento al Héroe en la ciudad de Santa Fe, el 30 de octubre de 1902.

Entre los años 1898 y 1908 Silva invita a su amigo Carlos Javier Benielli a trasladarse a Venado Tuerto. El 26 de abril de 1907 Silva le hace escuchar, en violín, la música de la marcha con el objeto de crear su letra. En aquel momento Benielli tenía 29 años, tomó algunos apuntes y al día siguiente le entregó a su amigo la letra encargada, habiéndose inspirado en el combate de San Lorenzo, en San Martín y, desde luego, en el sargento Cabral. Benielli también escribe la letra de otras marchas compuestas por Silva, como las de “Curupayty” y “Tuyuty”.

Años después, caído en la pobreza, Silva vende los derechos de la marcha a un editor de Buenos Aires por una suma insignificante.

La marcha es considerada en Europa como una de las cinco mejores partituras militares de la historia, haciéndose famosa y comenzando a circular por todo el mundo. Tanto alemanes como ingleses consideran que es una pieza única por su letra y sones marciales. Dicen que jamás hubo una composición musical militar asemejable. Particularmente el Kaiser Federico Guillermo II la tuvo muy en cuenta en Alemania.

Estuvo presente en importantes momentos históricos, en los que brindó la inspiración de sus acordes:

  • El 22 de junio de 1911 fue ejecutada durante la coronación del Rey Jorge V, con la autorización previa solicitada al Gobierno Argentino por el  Gobierno inglés.
  • Hacia 1920, cuando el Ejército Argentino adoptaba el modelo prusiano para reorganizarse y modernizarse, le regala la Marcha de San Lorenzo al Ejercito Alemán como muestra de amistad, y en camaradería éste le obsequió la Marcha “Viejos Camaradas” (Alte Kameraden o Ich hatte einen guten Kameraden), otra hermosa y marcial marcha que por supuesto se ha interpretado en numerosas ocasiones en fiestas patrias Argentinas.
  • En 1940 la Marcha de San Lorenzo fue interpretada por el Ejercito Alemán en París, cuando durante la Segunda Guerra Mundial ingresaron por el Arco del Triunfo de esa ciudad.
  • El 6 de junio de 1944, conocido como el “Día D”, los aliados desembarcan en Normandía. Luego de una cruenta batalla, General Einsenhower observa que, a pesar del triunfo, la moral de las tropas estaba muy baja. Las hace formar y ordena a la banda tocar. Se ejecutan entonces los acordes de esta motivadora marcha.
  • En agosto de 1944, también el General Einsenhower, a manera de desagravio, la hizo ejecutar al ingresar el ejército aliado en París.
  • El 2 de junio de 1953 fue interpretada para la coronación de la Reina Isabel II, actual soberana del Reino Unido de la Gran Bretaña. Debido a este evento y al de la coronación del Rey Jorge V, hasta hoy es interpretada habitualmente en los cambios de guardia del Palacio de Buckingham, lo cual sólo fue suspendido durante el conflicto del Atlántico Sur en 1982.

Fue incorporada al repertorio de bandas militares de, entre otros países, Uruguay, Brasil y Polonia.

Cayetano Silva fue también empleado en la banda policial pero al morir en 1920 en Rosario, por problemas de salud, se le negó sepultura en el Panteón Policial por ser de raza negra, por lo que fue sepultado sin nombre.

Recién en 1997 sus restos fueron trasladados al Cementerio Municipal de Venado Tuerto.

Hoy se conoce a la ciudad de Venado Tuerto como la cuna de la Marcha de San Lorenzo y la casa donde fue compuesta fue transformada en Museo Regional, Archivo Histórico y sede de la Banda Municipal.

En 2003 fue traducida al francés y entregada una copia en Boulogne Sur Mer. También fue escrita en Braile y traducida al Guaraní, permitiendo entonarla a los niños de esa lengua que habitan en nuestras fronteras.

Fue empleada como música incidental en algunas películas, (Rescatando al Soldado Ryan y Hidden Agenda de Ken Loach).

VISTO EN LA WEB

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

1º Máquina Cuantica

Todos los mecanismos fabricados por el ser humano han realizado movimientos descriptos y previstos por las leyes de la mecánica clásica, hasta que en marzo de 2010 un grupo de investigadores diseñó un artefacto que se movía de una forma que sólo podía explicar el conjunto de reglas que hasta ahora aplicamos al comportamiento de las cosas diminutas, como moléculas, átomos o partículas subatómicas, al que denominamos mecánica cuántica.
Este hallazgo pasó desapercibido para la mayoría de los medios de comunicación.
Los físicos Andrew Cleland y John Martinis y sus colegas de la Universidad de California diseñaron la máquina -pequeño objeto de metal semiconductor con forma de pala o remo, pero visible al ojo humano- y consiguieron que se moviera con un ritmo cuántico. En primer lugar, enfriaron el remo hasta que alcanzó su “estado base” o el menor estado de energía permitido por las leyes de la mecánica cuántica, un objetivo codiciado desde hace mucho por los físicos. Después, aumentaron la energía del artefacto en un solo quantum para producir un estado de movimiento mecánico-cuántico puro.
Los investigadores incluso consiguieron poner el artilugio en dos estados a la vez, por lo que literalmente vibraba poco y mucho al mismo tiempo, (un curioso y raro fenómeno descripto por las leyes de la mecánica cuántica).
El hallazgo es un hito científico, ya que es “la primera vez que los científicos han demostrado los efectos cuánticos en el movimiento de un objeto realizado por el ser humano”, comenta Adrian Cho, redactor de la revista estadounidense Science que en reconocimiento a la innovación que representa este experimento, al ingenio que hay tras él y a sus muchas aplicaciones potenciales, lo ha designado como uno de los avances científicos más importantes de ese año.
Añade Cho: “A nivel conceptual es impresionante porque lleva la mecánica cuántica a otro ámbito completamente nuevo. A nivel práctico, abre un abanico de posibilidades que van desde experimentos que combinen el control cuántico sobre la luz, la corriente eléctrica y el movimiento hasta, quizá algún día, pruebas de los límites de la mecánica cuántica y nuestro sentido de la realidad”.
La máquina cuántica demuestra que los principios de este ámbito de la física se pueden aplicar al movimiento de objetos macroscópicos, así como a las partículas atómicas y subatómicas. Proporciona el primer paso clave hacia el control completo de las vibraciones de un objeto a nivel cuántico. Este control sobre el movimiento de un dispositivo de ingeniería debería permitir a los científicos manipular ese minúsculo movimiento, tal y como controlan ahora las corrientes eléctricas y las partículas de luz.
Poco a poco, esta capacidad puede llevar a nuevos dispositivos a que controlen los estados cuánticos de la luz, a detectores de fuerza ultrasensibles y, finalmente, a investigaciones sobre los límites de la mecánica cuántica y nuestro sentido de la realidad.
Este último gran objetivo se podría conseguir intentando colocar un objeto macroscópico en un estado en el que se encuentre literalmente en dos lugares ligeramente diferentes en el mismo momento; un experimento que puede revelar precisamente por qué algo tan grande como un ser humano no puede estar en dos sitios a la vez.
“Eso sí, los físicos no han logrado aún conseguir ese estado de hallarse simultáneamente ‘en dos lugares a la vez’ con un objeto tan pequeño como este”, dice Cho. “Pero ahora que han logrado recrear el estado más simple del movimiento cuántico, parece algo mucho más alcanzable, (es más un asunto de ‘cuándo’ que de ’si…’)”.

Imagen: UCSB photo.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario